axelmakaroff.com

Inicio

Introducción

Artículos

Donaciones

Colaborar

Servicios

Boletín

Contacto

Un panel de expertos expresa dudas sobre la validez de las mamografías

Artículo aparecido en el New York Times, 24 de enero del 2002

 

Un panel independiente de expertos declaró el 24 de enero que existía evidencia insuficiente de que las mamografías previnieran las muertes por cáncer de mama.

El grupo, que se junta regularmente para evaluar evidencias sobre cáncer y entrega esa información a los médicos y al público, dijo que si bien era posible que las mamografías tuvieran beneficios, también era posible que no los tuvieran.

Este grupo, llamado el "Consejo editorial de examinación y prevención P.D.Q.", estuvo de acuerdo hoy aquí en que siete grandes estudios sobre las mamografías tenían serias fallas, debilitando o sembrando dudas sobre su validez.

El grupo, que escribe informacion para la base de datos online del Instituto Nacional del Cáncer (EE.UU.), dijo que reescribiría sus declaraciones anteriores a fin de reflejar su nueva visión.

Previamente, el grupo -que no hace recomendaciones específicas para prácticas médicas- había declarado que la evidencia mostraba que las mamografías prevenían la muerte de cáncer de mama a partir de los 40 años.

La decisión de este grupo nubla un continuo debate sobre si las mujeres deben o no hacerse mamografías regularmente. Desde 1997, el Instituto Nacional del Cáncer también ha recomendado que las mujeres se hagan mamografías regularmente, a partir de los 40.

Por ahora, el Instituto del Cáncer -cuyo nuevo director, el Dr Andrew C. von Eschenbach, juró el 22 de enero- no ha anunciado ningún plan para revisar el tema, surgiendo así la cuestión de si el Instituto terminará con la información conflictiva de su sitio web, con una declaración que dice que el examen es beneficioso y otra que dice que tales beneficios no han sido probados.

El sitio web del Instituto, http://www.cancer.gov, declara que las mujeres de 40 o más años deberían hacerse el test, y que éste reduce en un 30% la tasa de muerte por cáncer de mama.

Los miembros del Consejo P.D.Q. dijeron que sabían que no iba a ser fácil para las mujeres y los médicos decidir qué hacer. En su reunión, los miembros trataron la cuestión de cuánto beneficio confieren las mamografías, si es que confieren alguno. Algunos, como el presidente del Consejo, Donald A. Berry, presidente del departamento de bioestadística en el M.D. Anderson Cancer Center en Houston, dijo que pensaban que era improbable que existieran beneficios que validaran el test.

Pero otros declararon que no estaban seguros y que les estaba resultado difícil aceptar los profundos errores que encontraron ahora en estudios que anteriormente habían pensado que otorgaban una base sólida a las mamografías.

“Este nuevo material, al menos para mí, ha contribuído a debilitar lo que tenía por verdadero”, dijo el Dr Isra Levy de la Asociación Médica Canadiense. “Todavía creo que para mujeres entre 50 y 69 años las mamografías podrían servir de algo. Pero nuestra confianza ha sido debilitada”.

Al final, el grupo decidió no ocuparse del tema de la edad, diciendo que las dudas persistían para mujeres de todas las edades.

El grupo se focalizó en los errores de los estudios, descubiertos recientemente por dos científicos en Dinamarca. El informe, publicado en octubre por el Dr Peter C. Gotzsche y Ole Olsen del Nordic Cochrane Center de Copenhague, concluyó que no estaba demostrado que el exámen tuviera valor.

"Los estudios estaban diseñados y llevados cabo de manera tan pobre que deben haber encontrado beneficios donde no los había, o exagerado los que sí había", dijeron los investigadores.

Ninguno de los estudios halló que las mamografías prolongaran la vida, e incluso cuando fueron analizados como un grupo, las mujeres que habían recibido el test no habían vivido más, muriendo de enfermedades que no eran cáncer de mama.

Algunos expertos no estuvieron de acuerdo con los análisis del Dr Gotzsche y el señor Olsen. Pero hoy, el Consejo P.D.Q. dijo que creían que los científicos habían encontrado serios problemas.

Se espera que la evaluación del Consejo sobre las mamografías sea publicada en el sitio web del instituto del cáncer durante abril.

El Consejo P.D.Q. dijo que le gustaría que otros realizaran análisis detallados e independientes de los estudios sobre las mamografías, y que no sería fácil obtener algunos de los datos que podrían resolver la cuestión de la calidad de los estudios.

El tema de si las mujeres deberían o no hacerse mamografías ha sido controvertido durante algún tiempo. En enero de 1997, cuando un panel independiente convocado por los Institutos Nacionales de Salud abordó la cuestión de las mamografías para las mujeres de entre 40 y 50 años, el Congreso se involucró. Aquel panel dijo que no había evidencia de que el test previniera las muertes por cáncer de mama en mujeres de menos de 50 años, y sugirió que esas mujeres discutieran las mamografías con sus médicos antes de decidir hacerse una.

Antes de que pasara una semana, el presidente del panel, el Dr Leon Gordis de la Universidad John Hopkins, fue convocado por el Senador Arlen Specter para testificar ante el Congreso. Mas adelante, yendo en contra de las conclusiones que el panel había convocado a su pedido, el instituto del cancer dijo que las mujeres de entre 40 y 50 debían hacerse mamografías.

El Consejo P.D.Q., que emite sus declaraciones de manera independiente, también había sostenido durante los últimos años que las mamografías prevenían las muertes por cáncer de mama en mujeres de entre 40 y 50.

Hoy, el Consejo P.D.Q. enfatizó que las mamografías tienen inconvenientes, llevando a veces a tratar excesivamente tumores que no habrían amenazado la vida de una mujer.

El grupo estuvo de acuerdo en que los doctores deberían respetar la decisión de la mujer, agregando que era racional decidir hacerse mamografías y decidir no hacerlo.

Sea lo que fuere que decidieran, el Dr Berry dijo en una entrevista telefónica el martes que tenía bien presente la dificultad de cuestionar al enorme negocio de las mamografías.

“Los programas de examinación traen pacientes”, dijo el Dr. Berry. “No es sólo la mamografía sino las biopsias, las cirugías y otras cosas por el estilo. Sabemos que el monitoreo es exquisitamente preciso en hallar cánceres. Por lo tanto, atraen pacientes y demandan tratamientos.”

El problema, dijo, es si las mujeres que se hacen mamografías no obtienene mejores resultado, o incluso empeoran debido al tratamiento excesivo, que las mujeres que no se las hacen.

Fuente: New York Times, 24 de enero de 2002


Comentario del Dr. Mercola:

El NYT es uno de los mejores diarios de los Estados Unidos. Este es su segundo artículo reciente sobre el tema. Ahora, parece que hasta el Instituto Nacional del Cancer está deseando declarar que las mamografías no funcionan. Ahórrese el gasto y el peligro, y reemplace sus mamografías por autoexámenes de mama periódicos.

Realmente no hay que ser un físico nuclear o un médico para entender que las mamografías (rayos X) causan cáncer, pero ayuda. El Dr. Gofman es físico nuclear y médico y esta es su conclusión.
La mamografía es un ejemplo perfecto de la medicina moderna, que “empieza la casa por el tejado”. Aunque no hay evidencia de que salve vidas, eso es exactamente lo que se hace creer a todos.


Fuente: Expert Panel Cites Doubts on Mammogram's Worth